Es el SUV más exitoso del planeta. En Argentina se vende la última versión, que sólo se ofrece con motorización híbrida.

RAV4 ya forma parte de la lista de vehículos de Toyota con más de 10 millones de unidades vendidas a nivel mundial. Este modelo, desde su llegada al mercado de los SUV en 1996, ofrece a sus clientes un producto compacto, ágil y perfecto para el día a día.

Por este motivo, Toyota denominó a este versátil y dinámico modelo RAV4, Recreational Active Vehicle 4 –vehículo recreacional activo–.

Con Rav4, Toyota lanzaba al mercado un 4×4 diferente a lo anteriormente conocido, tan funcional como atractivo y divertido de conducir. En el 2019, Rav4 fue la SUV más vendida del mundo, marcando su récord, con casi un millón de unidades vendidas globalmente.

Desde la llegada de Rav4 al mercado argentino en 1996 hasta marzo pasado, se patentaron 19.968 unidades, de las cuales 1.259 corresponden a la versión híbrida lanzada en Argentina a mediados del 2019.

Actualmente, se comercializa el modelo RAV4 Hybrid, la 5ta generación de la SUV pionera del mercado, en sus 3 versiones híbridas con transmisión automática eCVT: XLE, Limited y AWD Limited.

El sistema de propulsión híbrido auto-recargable está compuesto por dos motores –uno eléctrico y otro 2.5 litros naftero– que trabajan en conjunto logrando una potencia de 222 cv en la versión AWD (4×4), y de 218 cv en el resto de las versiones.

Lanzada en Argentina a mediados del año pasado, fue una fuerta apuesta de Toyota ya que su precio de lanzamiento fue apenas más elevado del de la versión que reemplazaba, con mecánica convencional.

Esto es suficiente para lograr una autonomía de 400 kilómetros de acuerdo a las pruebas hechas con el ciclo NEDC. Los datos del motor de los Toyota no fueron confirmados, pero se sabe que el Lexus usará un impulsor de 150 kW (204 CV) y 300 Nm de par. Puede parecer mucho para el C-HR, pero sería raro que la marca armara dos sistemas eléctricos diferentes para dos construcciones idénticas.

La base modular de Toyota permite instalar la batería debajo del piso, con la consiguiente ventaja de un centro de gravedad más bajo y un mejor reparto de los pesos. La marca indica que la batería está diseñada como parte del chasis, algo que mejora aún más la rigidez del cuerpo (es un 20% más alta que en el C-HR convencional) y el centro de gravedad (14% más bajo). Lo que nadie aclara es cuánto más pesada será la versión EV respecto de las de combustión.

En cuanto a la suspensión, y siempre según la compañía japonesa, se realizaron mejoras que generaron mayor estabilidad y comodidad.

Fuente: https://www.mdzol.com/

Menú